TEMAS

ARQUITECTOS DE LEON

www.unsplash.com
www.unsplash.com


"Yo, es que sólo confío en los productos que genera la Madre Tierra, que para eso lleva un mogollón de años haciéndolos, y no en esos productos procesados que generan esas multinacionales para mis cámaras de aire".

No te preocupes, aquí te contamos que aislamientos de origen natural, (que sean efectivos y fáciles de colocar, claro), tienes en el mercado.

¿EXISTEN LOS MATERIALES AISLANTES "NATURALES"?


Los hay, y algunos de ellos vamos a verlos.

CORCHO:

Si. La corteza del alcornoque. Esa misma. Sólo que se comercializa en forma de paneles que se fabrican a través del corcho triturado y hervido a altas temperaturas. El propio residuo obtenido de la cocción se convierte en aglomerante por lo que en general no se le aplica ningún otro para la compactación de los paneles. El resultado es un producto imputrescible y con una gran inercia térmica.

El inconveniente, como siempre en este tipo de productos, es que el precio es ligeramente superior al de otros aislamientos térmicos comunes de origen industrial.

MANTA DE CAÑAMO:

Se fabrica a partir de fibras de cáñamo cuya materia prima procede del lino o el cannabis. (Y no. No es broma).

Su gran rendimiento proviene de ser cultivos de veloz crecimiento y además al ser refractarios a las plagas no necesitan protección de pesticidas.

Generalmente la encontramos en el mercado en forma de manta aislante y se utiliza de un modo similar a la lana de roca o la lana de vidrio. En función del grosor y la densidad de la manta se comporta como un buen aislante térmico y acústico, además de presentar una gran estabilidad a lo largo del tiempo. No es nada apetecible ni para insectos ni roedores.

MANTA DE LANA DE OVEJA:

Tal cual os lo estamos contando. Procede del esquilado de las ovejas y lleva implícito una serie de tratamientos como son lógicamente la limpieza y la protección contra el ataque de los xilófagos.

Como sabemos todos aquellos que alguna vez hemos olvidado un jersey en un armario viejo, se la come la polilla, por lo que hay que someterla a un tratamiento de borato de sodio.

Como ventajas es un excelente aislante térmico y acústico y, además, tiene un gran comportamiento higrotérmico, es decir, que absorbe humedad cuando hay mucha y la suelta cuando se necesita.

Por supuesto, las de verdad, no contienen ni una sola fibra sintética.

Nuestro consejo:

Por supuesto existe un sinfín de productos "ecológicos" que podríamos instalar como aislantes en nuestras viviendas. En todo caso recordaros que un buen aislante térmico es aquel que tiene que cumplir ciertos parámetros de conductividad térmica en función de su grosor y densidad, así que antes de embarcaros en su compra, como siempre, recomendamos una consulta a un técnico especialista, arquitecto, que compruebe que cumple los parámetros exigidos según la ubicación y el entorno térmico de nuestra vivienda.

Mañana continuaremos hablando del fascinante mundo del aislante. Hasta entonces, si te ha interesado todo esto te animamos a seguirnos a través de Facebook o Twitter en donde seguiremos hablando de muchas más cosas, y si lo que quieres es consultarnos tu caso concreto te atenderemos encantados  en

consultas@arquitectosdeleon.com

.

.

CARLOS ANTA ARIAS Y ROSARIO GARCIA ARIAS. ARQUITECTO

PONFERRADA                     LA BAÑEZA                      LEON