TEMAS

ARQUITECTOS DE LEON

www.unsplash.com
www.unsplash.com


¿Existen las "biopiscinas" o son una leyenda urbana como la de "la chica de la curva"?

Existen y cada vez hay más empresas especializadas que se dedican a instalarlas.

Hoy explicaremos que son y en que consiste su sistema de filtrado de agua, que nada tiene que ver con los sistemas convencionales.

Asi que si quieres saber más, quédate con nosotros que ahora mismo te lo contamos.

¿EXISTEN PISCINAS SIN FILTRADO DE AGUA CONVENCIONAL?

A lo largo de estos días hemos estado hablando de los tipos de piscinas más convencionales y de los tratamientos de limpieza y mantenimiento que precisa el agua contenida en ellas. Hoy sin embargo vamos a hablar de otra opción: las biopiscinas.

¿En qué consiste una biopiscina?

Pues que el proceso de depuración del agua en una biopiscina se hace por medios de plantas que ayudan a oxigenar y eliminar los nutrientes que podrían permitir que se propaguen los microorganismos y faciliten el crecimiento de algas. La zona de depuración consiste en una piscina llena de sustratos de filtración como grava, arena y piedra volcánica además de plantas. Esta zona suele estar separada de la zona de baño, mientras que el agua recircula entre ambas a través de una bomba hidraúlica de forma que los nutrientes producidos en la zona de baño llegan a las plantas purificadoras.

Para ejecutarla se debe realizar una excavación conforme al tamaño y forma deseado. Debe ser en un lugar accesible, soleado y lejos de los árboles para que no se llene de hojas puesto que mantener limpia el agua es una prioridad, evitando así que pueda cambiar la acidez del agua exterminando la flora y fauna depuradora. Una biopiscina necesita al menos una zona que supere los 1,50m puesto que en el verano el agua superficial se calienta y la fauna se refugia en la zona más fresca, al fondo. Lo habitual es excavar la pendiente con un gradiente suave que vaya desde la superficie hasta la parte más honda.

El método de construcción más sencillo es extender en el fondo una capa de arena de rio, sobre ella se coloca una lamina impermeabilizante. Si quisiéramos hacer paredes interiores se utilizarían materiales ecológicos como piedra, madera o bolsos geotextiles. Las paredes habitualmente se cubren con el impermeabilizante terminando a 10 cms de la superficie para mantener el efecto visual de lámina de agua.

Nuestro consejo:

Si buscamos el aspecto final del agua de una piscina convencional, esta no es tu opción. El resultado tiene mucho más que ver con un estanque cuidado que con una piscina olímpica. Ahora que, lógicamente, el coste de mantenimiento e inversión es menor.

Mañana seguiremos hablando de piscinas. Hasta entonces, si quieres acceder a nuestro enlace diario en donde hablaremos de este y otros muchos temas, síguenos en  a través de nuestra página ARQUITECTOS DE LEON en Facebook y Twitter. Y si lo que quieres es consultarnos tu caso concreto, te atenderemos encantados en

consultas@arquitectosdeleon.com

.

.

CARLOS ANTA ARIAS Y ROSARIO GARCIA ARIAS. ARQUITECTOS. 

PONFERRADA                       LA BAÑEZA                      LEON