TEMAS

ARQUITECTOS DE LEON

www.unsplash.com
www.unsplash.com

¿Cómo es posible que para comprarte una funda de móvil consultes al menos el precio en tres webs, y cuando cambias de caldera sueltes dos mil eurazos con el único argumento de tu fontanero de "esta que te pongo es buenísima"?

¡¡¿En serio?!!

A continuación vamos a dar una serie de información básica sobre calderas que como mínimo te permita interactuar con tu fontanero, pero con el objetivo de que sepas escoger.  Así que si te interesa, quédate con nosotros.

¿QUE CALDERA ME COMPRO?

Ayer vimos que factores intervienen a la hora de decidirnos por un sistema de calefacción por radiación y otro por contacto, hoy hablaremos del tipo de calderas en función de la temperatura del agua que tengan que alcanzar.

  • Calderas de Alta Temperatura: Son las calderas convencionales. En ellas el agua alcanza temperaturas de hasta 90ºC y son utilizadas en sistemas de calefacción por radiación. Su rendimiento oscila entre un 70-90% puesto que no tienen en cuenta el calor latente de vaporización del agua que se envía directamente a la atmósfera. Como combustible utilizan generalmente hidrocarburos como el gasóleo, el gas natural, los gases licuados del petróleo pero también podemos encontrarlas de biomasa. Se colocan por lo genral con radiadores.
  • Calderas de Baja Temperatura: Son calderas similares a las anteriores pero cuyo rango de temperatura de impulsión del agua no supera los 65ºC por lo que son utilizadas en sistemas de calefacción por contacto. Su rendimiento oscila entre un 70-90% puesto que no tienen en cuenta el calor latente de vaporización del agua que se envía directamente a la atmósfera. Como combustible utilizan generalmente hidrocarburos como el gasóleo, el gas natural, los gases licuados del petróleo pero también podemos encontrarlas de biomasa. Se colocan con suelo radiante o con radiadores en zonas climáticas templadas (a esto nos referimos a temperaturas invernales, no hace el mismo frio en Burgos que en Valencia).
  • Calderas de Condensación: Son calderas que producen agua caliente a baja temperatura (40ºy 60º) con un alto rendimiento y, por tanto, con emisiones más reducidas de CO2. Su funcionamiento consiste en que los componentes de los hidrocarburos empleados como combustibles (gasóleo, gas natural, GLP) al combinarse con el aire durante la combustión forman CO2 y agua en estado gaseoso. El vapor proveniente de estos gases de combustión condensando dentro de la caldera produce 2.260 kilojulios por kilo de agua condensada que, al contrario que aquí, en las calderas convencionales no se aprovecha enviándose directamente a la atmosfera. Esto implica que el rendimiento de este tipo de calderas alcanza el 100%.  Se colocan con suelo radiante o con radiadores en zonas climáticas templadas.

Nuestro consejo:

Ante la duda siempre recomendamos la consulta a un técnico, arquitecto, que no sólo escogerá la caldera adecuada a nuestro caso con el mejor precio y rendimiento. De todos modos, la tendencia está siendo colocar calderas de condensación, puesto que su rendimiento es óptimo y no están penalizadas en la obtención del Certificado Energético de la Vivienda. Y aunque su coste es relativamente mayor, se amortiza por su menor consumo en breve tiempo.

¿Pero además de las calderas existe alguna otra alternativa a la hora de calefactar? Pues sí. Mañana hablaremos de las bombas de calor y de los sistemas más "ecológicos" para mantenerlas: la geotermia y la aerotermia. Hasta entonces, si te ha interesado esto y quieres acceder a nuestro enlace en do nde diariamente hablaremos de este y otros temas, síguenos a través de nuestra página ARQUITECTOS DE LEON en Facebook o en Twitter. Y si lo que necesitas es consultarnos tu caso concreto, te atenderemos encantados en

consultas@arquitectosdeleon.com

.

.

CARLOS ANTA ARIAS Y ROSARIO GARCIA ARIAS. ARQUITECTOS  

PONFERRADA                    LA BAÑEZA                        LEON